CANDIDATO PARA QUE ?

EL SENADOR GUILLIER, ¿CANDIDATO DE QUIEN O DE QUIENES?

He seguido desde hace tres años la trayectoria del senador Alejandro Guillier y tengo la impresión que es uno de los pocos parlamentario que cree sinceramente que la centralización del poder en Santiago es parte importante de las causas que agravan la situación del país. Sin embargo esta es una problemática que no podrá ser resuelta por simples decretos o nuevas leyes sino por una nueva Constitución, pues pasa forzosamente por declarar la muerte del Estado unitario y el establecimiento de un Estado federal, medida extremadamente peligrosa para los defensores del centralismo del poder político y económico.

Ahora, el proceso constituyente prometido por el gobierno actual ha sido abandonado sin decir agua va ! y dejado probablemente para el próximo gobierno ( por ahora ningún pretendiente a una supuesta candidatura ha dicho una palabra….). Precisamente, con este tema como núcleo central de una estrategia política de nuevo tipo se puede levantar una candidatura presidencial independiente susceptible de atraer suficientemente de adhesiones como para competir con éxito frente a los principales contendores de la Nueva Mayoría y de Chile Vamos.

Lo que pasó en Valparaíso en las últimas elecciones presidenciales debe ser considerado con gran interés, como un indicador positivo para un movimiento independiente del sistema controlado por los grandes partidos de las dos coaliciones que se han alternado en el gobierno en los últimos períodos: Sharp candidato del Movimiento Autonomista, con el apoyo de Revolución Democrática y otros grupos, ganó las elecciones con mas de 53% de los votos emitidos. Además, mostró que cuando hay verdaderamente un buen proyecto, los electores van a las urnas con una esperanza renovada: hubo mas de 31% de votantes, mientras en Santiago solamente el 22% de los electores fueron a las urnas. En el resto del país se hicieron elegir al margen de Chile Vamos y de la Nueva Mayoría casi 60 nuevos alcaldes, en su gran mayoría independientes. 

A las elecciones municipales que comentamos concurrió apenas un 34% de la población electoral, lo que quiere decir que el descrédito del sistema democrático es el resultado de la rutina y de los compromisos múltiples con que operan los políticos del sistema, en complicidad con los hombres de negocios. Quiere decir, que la puerta está abierta para que se despliegue un movimiento alternativo levantando una candidatura que centralmente se proponga un proyecto de nueva Constitución que decida la muerte del Estado unitario y el paso a una nueva República, de forma federal o autonómica.

¿Es que el senador Guillier cree que el tema de la centralización del poder puede tener solución con la Nueva Mayoría?, ¿Es que piensa que puede ser el candidato de esta coalición?  Antes de que sea tarde, creo que debería dar por sentado que no será el candidato de la coalición gobernante, primero porque el tema del centralismo del poder es tabú, segundo porque es apoyado por un partido pequeño que debe representar el cuarto o quinto lugar entre los grandes partidos chilenos, tercero porque hay en la Nueva Mayoría otros candidatos, o posibles candidatos, que se atribuyen mas títulos para postular a la Presidencia de la Republica que el senador por el norte, cuarto porque desde que emergió en las encuestas políticas con un alto porcentaje de buena opinión, se ha desatado una fuerte campaña de desvalorización personal viniendo de los mas diversos ámbitos partidistas: que es un periodista sin experiencia, que su practica política es muy limitada y sectorial, que es exterior al funcionamiento del sistema político porque en su calidad de senador por el norte ha estado distante de los núcleos de decisión política. 

Entonces , ¿Hacia donde mirar? El horizonte es vasto y hay por delante un campo de trabajo exigente que debe resolverse en menos de un año. Primero, mirar hacia esas fuerzas emergentes al margen del sistema que han permitido el triunfo de Sharp y otros en las regiones no metropolitanas, acercarse a sus lideres jóvenes, sin candidato viable a causa de la edad exigida para una candidatura presidencial, sentarse con ellos a la mesa de trabajo en torno a las proposiciones fundamentales, en primer lugar el cambio de la forma Estado unitario por un Estado verdaderamente descentralizado en términos de poder político. El planning de estos trabajos debe tener en cuenta el tiempo exigido para la socialización del programa, su discusión crítica y su enriquecimiento por parte de la población, por lo menos tres meses de discusión, con un comunicación y organización eficaz.

Parto de la base de imaginar que el senador pretendiente a la candidatura tiene virtudes como para dar garantías sobre lo esencial: respeto por las demandas de autonomía territorial, por la diversidad cultural y social, capacidad de escuchar y de negociar, audacia para lanzarse en una aventura política improbable pero potencialmente ganadora, imaginación para inventar nuevas formas y mecanismos de innovación en las practicas políticas. ¿Es el perfil del senador Alejandro Guillier?